El própolis o propoleos ha cobrado mucha importancia en medicina natural porque es un complemento alimenticio que aumenta la resistencia que el organismo tiene frente a las infecciones.

El própolis es una sustancia que fabrican las abejas y proviene en gran parte de los árboles (sauce, pino, abeto…). Las abejas cogen una parte de su corteza y luego lo mezclan con cera y saliva y les sirve para diversas funciones en sus colmenas. Su obtención es muy lenta porque una colonia de abejas produce sólo entre 150 y 200 gramos de própolis al año.

Se viene utilizando desde la antigüedad. Juanola nos cuenta un poco de su historia:

«Los egipcios, que ya usaban el própolis para embalsamar cadáveres, algo muy propio de su cultura. Los griegos y los romanos también descubrieron los beneficios de este pegamento de las abejas, y lo usaban para llagas e infecciones de la piel.

Persas e incas también le encontraron diversas cualidades, pero fue en el siglo XVII cuando el própolis pasó a formar parte de los libros de medicamentos oficiales (farmacopeas). Desde entonces, y hasta el siglo XX, se popularizó en Europa gracias a sus propiedades antisépticas para tratar infecciones de boca y garganta, algo que aún aprovechamos a día de hoy.

Las abejas utilizan el própolis para distintas funciones:

Esta sustancia les sirve como aislante y material protector de sus hogares. También les sirve para hacer reparaciones, ya que les permite cubrir agujeros que puedan poner en peligro las colmenas.

Por último, las abejas usan el própolis para embalsamar el cuerpo de los visitantes no deseados a su colmena, algo que nos recuerda el uso que se le daba en el Antiguo Egipto.»

 

Los beneficios del própolis para nuestro organismo

En la medicina natural el própolis aporta los siguientes beneficios:

  • Tiene propiedades antisépticas, antivirales y antiinflamatorias.
  • Además, ayuda a tratar infecciones de garganta, problemas dérmicos o afecciones estomacales.

 

De todas formas, debe tomarse con precaución, sobre todo en personas que tienen intolerancia o alergias a los productos de las abejas o a estos insectos. No es aconsejable tampoco en aquellos con asma bronquial alérgica, debido a que empeora los síntomas.

El própolis tiene resinas, bálsamos, cera de abeja, aceites esenciales y polen. Y además contiene plata, hierro, vitamina A y B y cromo. Por lo que supone un aporte extraordinario para nuestro organismo.

 

Sus usos principales son

 

  • Sistema respiratorio: Es el uso más conocido. Se utiliza para tratar resfriados y gripes por sus acciones antibiótica y antiviral. Además se emplea para cuidar las cuerdas vocales y la garganta cuando hace frío.Se puede también aprovechar para tratar anginas, laringitis, faringitis y aftas bucales.
  • Problemas digestivos: Tiene propiedades beneficiosas para el estómago y el colon; ayuda a combatir la bacteria Helicobacter pylori, que provoca úlceras gástricas, y reduce los dolores provocados por la gastritis, la diverticulitis y la enfermedad de Crohn. Es aconsejable también en caso de diarreas o problemas intestinales.
  • Infecciones femeninas: En usos ginecológicos, el própolis actúa contra las llagas uterinas, las cándidas, la picazón y las inflamaciones vaginales. En estos casos recomiendan hacer lavados con agua y propóleo diluido. Se usa también para el herpes (genital o labial).
  • Problemas dérmicos: Si tienes hongos en la piel o en las uñas el própolis puede ser de mucha utilidad. También sirve para aquellas personas postradas en la cama que presentan escaras, llagas o ulceraciones. Es usado, además, para heridas, acné, dermatitis de contacto y sabañones que salen por el frío.
  • Tratamiento de la psoriasis: Responde bien (en algunos casos) a propóleos o própolis. En estos casos se ingiere en forma de comprimidos (complementos) junto con tratamiento con aceite de crisálida de seda y se suele hallar mejoría alrededor de los 3 meses.
  • Acné: Cuando se padece de acné, se encuentra a un buen aliado en el propóleos unido al ganoderma. Sobre todo en forma de cremas, o en lavados de cara (diluido en agua).
  • Circulación: El propóleos es también anticolesterolémico, antihipertensivo y preventivo de accidentes cardiocirculatorios.

 

Para todos los usos aquí mencionados es necesario consultar antes con tu médico de cabecera que sabrá aconsejarte sobre su utilización, dosis y forma de empleo mas beneficiosa para ti. Como veis son muchos los beneficios que aporta, por ello en parafarmacia se incluye en numerosas formulaciones que aprovechan todas las ventajas que aporta.

extracto de propolis   propolis comprimidos

propolis comprimidosEn nuestra tienda online tenemos gran variedad de complementos alimenticios naturales con própolis. Descúbrelos.

0
0 item
Mi Carrito
Empty Cart
receta-helado-miel

¿Quieres una recopilación de recetas hechas con miel?

Solo tienes que suscribirte a nuestra newslettter y la tendrás ¡totalmente GRATIS!

Gracias por suscribirte! Pronto te llegará el recetario

Abrir chat