fbpx
Llega el frío y trae consigo, inevitablemente, los resfriados. La tos y los mocos se apoderan de nuestra rutina, la garganta se nos irrita y el malestar es constante. Desde antiguo, la miel ha sido una de las mejores aliadas  de los que caen como moscas con la llegada de esas heladas mañanas.
Hay cientos de remedios “de la abuela” basados en la miel y derivados. Estos han sido transmitidos de padres a hijos, de generación en generación hasta nuestros días. Aquí te dejamos 3 remedios que te ayudarán a superar tu resfriado de la manera más cómoda posible.
REMEDIO 1: PRÓPOLIS CON EQUINÁCEA
La planta herbácea de hoja estrecha conocida como equinácea, nativa de Norteamérica, te ayudará a potenciar tus defensas, que, a su vez, serán la clave que te permita ganar la batalla, en caso de virus.
El própolis es una sustancia fabricada por las abejas a partir de la corteza de ciertos árboles (véase sauce, pino o abeto), que, mezclada con su cera y saliva, juega un papel fundamental en sus colmenas. Aplicado a las personas, sus propiedades antivirales y antinflamatorias lo convierten en un remedio muy útil que puede ayudarte con el dolor de garganta.
REMEDIO 2: INFUSIÓN DE JENGIBRE, MIEL Y LIMÓN
Mantener hidratada la garganta es fundamental, al coger un buen resfriado. Muchas personas echa mano de los zumos de cítricos calientes (especialmente de limón) con una cucharadita de miel. Pero, para que esta combinación sea infalible, es muy recomendable añadir un elemento más a la ecuación: el jengibre.
Comienza por cortar un limón a cuartos y ponlo a hervir en agua junto a un trozo de jengibre fresco durante 10 minutos. Una vez pasado ese tiempo, cuela el líquido y añádele miel al brebaje. Sé generoso con la cantidad y conseguirás un jarabe natural muy efectivo.
REMEDIO 3: MIEL Y CEBOLLA
Sabemos que acabas de leer dos veces el título de este remedio, pero, aunque parezca raro, la combinación de la miel con varias cebollas da como resultado un jarabe natural con un efecto de mejora muy superior al de los jarabes convencionales. Además, no contiene químicos y te darán un plus de nutrientes esenciales para tu cuerpo.
Por un lado, reduce las molestias de tu garganta, pero no es su mayor aportación. Al ingerirlo, fortalecerás tu sistema inmunitario, algo útil para combatir las infecciones y los gérmenes que dificultan el normal funcionamiento de tus vías respiratorias.